GAME OVER EN BOUZAS

Texto y fotografías publicados en la revista FIVE (Jot Down Magazine)
( Estas imágenes recibieron el primer premio en el I Concurso de Fotografía Digital de las Fiestas de Bouzas )

Texto publicado en la revista FIVE
(Jot Down Magazine)

Hay algo inquietante en los espacios vacíos, como si esta ciudad dentro de la ciudad que cada año se levanta y se desvanece al ritmo machacón de las canciones de moda sólo estuviera dormida, esperando que un madrugador paseante inserte una moneda y cada músculo y cada articulación de este medano improvisado vuelvan a cobrar vida.

Mientras tanto duerme, arrullado por otros sonidos, el de los astilleros y las naves industriales que cercan este reino de los olores, aromas de caramelo y aceite quemado, que el viento reparte a su antojo en un entramado de calles ficticias.

De norte a sur, como una brecha que parte en dos la ciudad fantasma, se abre paso una avenida flanqueada por caravanas, camiones y atracciones de feria, testigos de otras vidas y de un glamour de barrio que nos acompaña desde la infancia. Imposible escaparse. Inútil cerrar puertas y ventanas. Es el reino del ruido y de la luz, del bullicio que no cesa y alcanza su apogeo a finales de julio, cuando el cielo de Bouzas se enciende y se apaga como un faro de artificio.